Este blog es un lugar para dar a conocer pequeños detalles de la Historia, englobando campos muy diversos, pero a la vez relacionados entre sí.Exponer de acuerdo con determinados principios y métodos, los acontecimientos y hechos que pertenecen al tiempo pasado.

sábado, 12 de diciembre de 2015

La Orden de Calatrava

En 1157 el rey Sancho III de Castilla se hallaba en Toledocorrían en ese momento rumores de una acometida bélica por parte musulmana sobre la fortaleza de Calatrava, de punto estratégico en la Meseta Sur para el avance cristiano. Según la crónica realizada por el arzobispo de Toledo e historiador Rodrigo Jiménez de Rada, nos detalla como se funda la Orden de Caballería de CALATRAVA

Castillo de Calatrava la Vieja



En este periodo, siglo XII, la defensa y control de Calatrava pertenecía a la orden del Temple, pero los freires se ven incapaces de resistir el ataque almohade solo con sus fuerzas, ningún noble laico estaba dispuesto a ayudarles. Al rey se le presenta un grave problema, dejar indefenso una plaza estratégica como la de Calatrava, era esencial para las comunicaciones con Andalucía desde Toledo, de ahí que los musulmanes era donde lanzaban sus incursiones.

Mientras sucedían tales hechos, en la ciudad visigoda se encontraba el abad Raimundo de Fitero y un monje de su comunidad, Diego Velázquez, caballero de origen burgalés que se había criado de niño con el rey Sancho. Ambos personajes solicitaron al monarca la concesión de la fortaleza. Sancho III accedió a la petición. Todo ello sucedio con ciertas reticencias desde algunos bloques nobiliarios, no considerándolo prudente. El abad Raimundo de Fitero y el monje Diego Velázquez se presentan ante el arzobispo Juan de Toledo para solicitar ayuda material e indulgencias para quienes acudieran a la defensa de Calatrava. El rey formaliza en enero de 1158, la concesión a perpetuidad de la villa y castillo de Calatrava a favor del abad y monasterio de FITERO.

Abad Raimundo de Fitero presentando su solicitud al rey Sancho III de Castilla


El abad de Fitero viajara hasta su monasterio para disponer de todo lo que sirva de ayuda en Calatrava, dejando allí sólo a los monjes débiles o enfermos. Todo lo que nos cuenta la cronica del arzobispo Jiménez de Rada esta admitido sin discusiones historiograficas. Aun así el cronista calatravo Rades asegura que la iniciativa de crear esta orden fue obra del propio rey Sancho III de Castilla.

Dejemos estas cuestiones para los entendidos, pero hablemos de la razones de su fundación.

Si es cierto que tras la concesión de Alfonso VII a los templarios de esta plaza, no llevaron una labor de colonización en los años que fueron propietarios de Calatrava. En el breve reinado de Sancho III ya se apunta lo que se manifestara en el de su hijo Alfonso VIII, la idea de construir un reino castellano sobre bases territoriales e institucionales propias. En este punto las ordenes militares como los templarios y hospitalarios tienen un escasa importancia a partir de finales del siglo XII en Castilla. No sucede lo mismo en todos los territorios cristianos peninsulares, pero lo importante es que ahora se crean unas instituciones propias que sirven a los intereses del rey sin hipotecarse por responsabilidades extra-peninsulares. 

También debemos tener en cuenta el factor de la camaradería entre el monje Diego Velázquez con el rey, pero no explica de todo la razón de que para la regla de la fundación de Calatrava se eligiera la regla cisterciense. Aunque si es cierto que se ha querido ver como la primera fundación de carácter cisterciense al monasterio de Fitero, cronologías a parte, es que en los tiempos de Sancho III y a pesar de los esfuerzos de su padre por introducir esta orden en su territorios, apenas había una docena de monasterios de dicha orden (Espina, Huerta, Rioseco, Sacramenia, Valbuena y Fitero). Los monasterios cistercienses tienen gran importancia debido a su carácter colonizador en las zonas de frontera. Es esta la posible razón de la cesión de Calatrava al monasterio de de Fitero, con ello el rey intentaba conseguir dinamizar la colonización del casi desértico territorio manchego y vincular el monasterio en tareas de integración territorial.

Es así comienza una nueva milicia con el beneplácito de autoridades cisterciense y el rey castellano.
Cruz de Calatrava

Freire calatravo

contienda medieval en la que participan órdenes militares


Respecto a la fundación hubo varias irregularidades. Calatrava era una fundación fiterense, y podía haber estado sometida a un control disciplinario, debido a una prohibición capitular de 1152. Existe en el monasterio de Fitero un documento "Bulario de Calatrava" que alude a un contencioso entre Scala Dei y Fitero sobre la filiación de Calatrava. Se afirma en dicha transcripción que Fitero como monasterio filial de Scala Dei, sin conocimiento del abad padre de Scala Dei, se trasladaran los monjes de Fitero a Calatrava. Esto no debio ser problema, porque el abad Raimundo se traslado desde Navarra a la nueva sede con todas las pertenencias de su monasterio si seguimos el relato del arzobispo Jiménez de Rada. Lo más probable es que existiese un corte de comunicaciones entre ambas entidades.

En Calatrava desde febrero de 1158 el abad Raimundo regia una comunidad de monjes y freires a los que el rey Sancho III favorecía con donaciones y protección. Tras la muerte del abad Raimundo, entorno al 1163, la instalación de los monjes en Calatrava no se ajusta a la misma norma que el monasterio de Fitero. Entre 1158 y 1164, ya normalizada la vida religiosa en Calatrava, estuvo expuesta la orden a una cierta anarquía. Se admitieron nuevos miembros en la orden y se comenzaron las acciones militares, pero la practica monástica se dividió en dos categorías: los monjes y los hermanos o freires (una especie de conversos especializados en lucha armada). Esta dualidad de la cual se habla ya en los primitivos documentos calatravos excluye la referencia de abad, de ahí que se subraye la rareza de esta orden militar, en nada parecida a las archiconocidas órdenes militares, como el Temple y los Hospitalarios.



La muerte de su abad fundador, Raimundo de Fitero, y la inclinación de la comunidad por la vida militar, crearon las bases de la disciplina de dicha orden. Se dejaba el espiritualismo de la comunidad de monjes y freires de su fundación para dar paso a una congregación de hermanos laicos con vocación bélica, que dirigiría uno de ellos denominado maestre. Esto es un hecho en el capítulo general de la orden, dirigido por el maestre García, aprobaba la iniciativa de su comunidad de hermanos calatravos, transformándose en A MILITIA MUNDI AD DEI MILITIAM. Se subraya la función militar, pero hace una clara diferenciación en el modus vivendi o regla de la comunidad entre los hermanos laicos y los monjes. El maestre tendría el poder de decisión y actuación de un abad respecto a los miembros de su comunidad, pero éstos cuando acudieran a una abadía cisterciense sólo podrían permaneces en la hospedería sin acceder al convento y no recibirían ordenes mayores como lo harían los monjes; se dispondría de capellanes específicos que escucharían la confesión y celebrarían la misa pero escaparían del control del maestre.

Apoyaran las normas de funcionamiento el abad de Scala Dei y el papa Alejandro III las confirmaría en un texto capitular, aunque introduciría ciertas diferencias. Aunque no sera hasta 1164 cuando se inicia una normalización institucional entre los miembros de la milicia. Sera en 1249 cuando el capítulo general del Cister, define a la milicia como "membrum nobile et speciales" de la orden, aceptando sin reservas la idiosincrasia de los freires calatravos.

Convento castillo de Calatrava la Nueva (Carrión de Calatrava)



Bibliografía:

 Ayala Martínez, Carlos de : "Las órdenes militares hispánicas en la Edad Media. Siglos XII-XV". ed. Marcial Pons Historia, 2003.


Fernández Llamazares, José : "Historia de las cuatro órdenes militares" .ed. Espuela de Plata, 2005.

http://ellaberintodecristal.blogspot.com.es/2014/09/nuno-perez-de-quinones-ii-la.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario