Descripción:

"La civilización no dura porque a los hombres sólo les interesan los resultados de la misma: los anestésicos, los automóviles, la radio. Pero nada de lo que da la civilización es el fruto natural de un árbol endémico. Todo es resultado de un esfuerzo. Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde." J. Ortega y Gasset

martes, 10 de noviembre de 2015

El origen medieval de la diversidad política territorial de España (I): Contexto

  Durante la Edad Media en la Península Ibérica se asiste a la mayor pluralidad  política y cultural de su historia, que cristalizará en una serie de reinos que compiten entre sí por expandirse a costa de Al-Andalus. Cada reino tiene sus propias instituciones y autoridades políticas, además de disponer de una estructura territorial feudal a base de señoríos territoriales y jurisdiccionales que fragmentaban más aún el espacio. Por encima de estas tendencias  existía un cierto carácter unitario,  debido a la idea mitificada de la unidad de la Hispania visigoda, creada por los mozárabes que emigraron en el siglo X a los reinos cristianos peninsulares desde Al-andalus. 




Siempre se tuvo presente el término “España”, palabra romance proveniente de la palabra latina “Hispania”, con la que los romanos se referían a la Península Ibérica, como demostró el historiador José A. Maravall.  Se intentaba, por parte de los reinos cristianos, la reunificación de dichos núcleos cristianos que aparecieron en la zona norte tras la invasión musulmana del 711. Según las crónicas medievales, se utilizó durante los siglos XIII-XV la expresión  “España” como elemento de unidad de los habitantes de la Península y sus tierras adyacentes. Por ejemplo, aparece en las crónicas de Ximénez de Rada, Bernat Desclot, Ramón Muntaner…etc.

El momento clave para la construcción de un reino unificado del conjunto de los territorios peninsulares sucederá durante el reinado de los Reyes Católicos. La unión matrimonial entre los dos reinos cristianos más fuertes, Corona de Aragón y Castilla, supuso el punto de partida.  




En este momento se advierte una diferencia entre la modalidad de unión política que adquiere la unificación según los diversos territorios. Los reinos occidentales de León y Castilla se unirán en la Corona de Castilla por medio de una unión dinástica, con la que se intentaba eliminar diferencias entre los territorios fusionados. Los territorios incorporados a la Corona posteriormente no recibirían ningún reconocimiento especial.  A esta unificación va único un poder regio autoritario, surgirá una doble tendencia, unitaria y centralista, como Castilla, que deberá convivir con tendencias pactistas, como las de Galicia y provincias vascas.  Al contrario sucedía en el reino de Aragón y el condado de Cataluña, se fusionarán en la Corona de Aragón por una unión dinástica, en la que la persona del rey que respetara la individualidad de cada territorio  mediante la existencia de una Corte e instituciones políticas separadas, lo que origina nuevos reinos o unidades territoriales en los espacios de Valencia, Mallorca, etc.  Con ello se establecen unas relaciones entre rey y vasallos de carácter pactista.  Se representan de esta manera dos estilos políticos, siempre feudales: de carácter “unitario y centralista”, por un lado, y  de carácter “confederado” y pactista, por otro. 


Esta doble evolución bajo los Austrias tiene una unificación política de contenidos dinásticos y pactistas, mientras que con la llegada de los Borbones se introduce un proceso centralista, pero eso es otra historia. 



Bibliografía:

BURGUEÑO RIVERO, J. :"Geografía política de la España constitucional. La división provincial", Centro de Estudios Constitucionales, 1996

GÓMEZ MENDOZA, J. y GARCÍA ÁLVAREZ, J. : "El Estado Español. Organización política y administrativa" (in) GIL OLCINA, A. (coord,): "Geografía de España", ed. Ariel, 2001

CASTRO, C. :"La Revolución Liberal y los municipios españoles", Alianza editorial, 1979

VALDEÓN BARUQUE, J. : "La Reconquista: El concepto de España. Unidad y Diversidad." . Ed. Espasa, 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario