Este blog es un lugar para dar a conocer pequeños detalles de la Historia, englobando campos muy diversos, pero a la vez relacionados entre sí.Exponer de acuerdo con determinados principios y métodos, los acontecimientos y hechos que pertenecen al tiempo pasado.

miércoles, 1 de abril de 2015

La Trashumancia: una forma de Pastoreo

El tema que voy a tratar es el pastoreo,  sobre todo, centrándome en una modalidad como es la "Trashumancia en la Península Ibérica". En esta primera entrada, quería hablar en especial de una tradición y sistema de vida casi en extinción, debido a mi vinculo con este mundo. Quería dedicárselo a mi padre, pastor de profesión y de alma, hijo de pastores y nieto de pastores, ancestral es su conocimiento, pasando de generación en generación de la única forma que no se olvida, viviendo y sintiendo como algo propio.


La revolución neolítica del siglo VIII milenio a. C. pasa por ser la causante directa de la sedentarización del hombre primitivo, cuya economía pasaría a basarse en la agricultura y ganadería, todo ello basado en una sociedad tribal que cambia a un estrato en clases y jerarquías. Esta afirmación no fue una creación del momento sino que el hombre desde su origen trató de aprovechar la cabaña animal para su alimento y trabajo, de domesticar los recursos del ecosistema en que habita.
Hoy se cree que la sedentarización es la “forma tradicional y genuina del vivir de los pueblos”. Nada más alejado, el pastor esta presente desde lo más remoto, lo cual, no es sólo parte de la actividad económica, sino una concepción particular del espacio y el tiempo distinta a otra.
Por ello mi planteamiento para que forme parte del patrimonio material e inmaterial es todo lo que entraña esa cultura del pastoreo; englobando su historia, arquitectura, estructuras administrativas y viarias, costumbres, lenguaje, actividades artísticas…etc. Tiene una clara historiografía documentada, en el caso español, por medio del “Honrado Concejo de la Mesta”.



Como Patrimonio inmaterial que nos ha dejado están toda una serie de costumbres y tradiciones como:
Gastronomía, ejemplo las migas de pastor.....
Fiestas, ejemplo tendríamos las Pastoradas en Navidad , la Virgen Blanca o San Miguel.....
Vocabulario, ejemplo majada, cencerro, aprisco…
Costumbres como las cabañuelas que es una forma de predecir el tiempo por medio de la observación de la naturaleza, también el esquileo...ect;
Vestimenta formada por los zahones, la manta, polainas, jubón, zurron, albarcas…ect.
Literatura por medio de los cordeles o romances … ejemplo el Romance de la Loba Parda originario de Extremadura mencionado por Menéndez Pidal.
Muchas de estas tradiciones se han trasmitido oralmente y su gran mayoría están perdiéndose.

Patrimonio Material contamos con: vías pecuarias (cañadas, cordeles y veredas) utilizadas para el traslado del ganado; las cabañas utilizadas para cobijarse de la intemperie en el campo en muchos lugares llamadas “chozos”, también los ranchos de esquileo la mayoría de ellas del siglo XVIII; las majadas de verano, apriscos o cobertizos para resguardar el ganado en invierno; mojones en las vías pecuarias para señalar el kilometraje o la separación de las cañadas; utensilios artísticos realizados por ellos mismos con materiales como corcho, madera, asta, piel…ect (colodras, fiambreras, cajas de rape, cubiertos, sellos de pan, hierros para marcar el ganado, cencerros…) aunque posea rasgos arcaicos, empíricos y naturalistas es la herencia de un pasado.

Pero todas estas tradiciones, costumbres y elementos se han producido a lo largo de un tiempo creando una historia paralela a la de los grandes manuales, esa historia es la que merece la pena valorar y respetar dándola a conocer.

Debido a la amplitud geografía que recoge el pastoreo, me centraré como ya he comentado en España. Antes de comentar su trayectoria histórica hay que definir que es la trashumancia. También destacar que es muy complejo el poder distinguir trashumancia y ganadería en general, al igual que su importancia económica. En si trashumancia se define como un tipo de pastoreo en continuo movimiento, adaptándose en el espacio a zonas de productividad cambiante. Se diferencia del nomadismo en tener asentamientos estacionales fijos y un núcleo principal fijo (pueblo). La trashumancia tiene una doble lógica, primera, se deja descansar el pasto durante un tiempo allí donde crece todo el año y segunda razón es que los pastos de zonas de fuerte sequía estacional son más nutrientes para los rumiantes.
En nuestro país, la trashumancia es el paso del ganado, con sus pastores, de las dehesas de verano a las de invierno y viceversa. Este movimiento de ganado se realiza mediante un sistema de caminos que reciben el nombre de vías pecuarias o cañadas en Castilla y León o Extremadura, cabañeras en Aragón y Navarra, azogadores en Murcia y Valencia, carrerados en Cataluña…ect. Todo ello conlleva un método extensivo de sistema agrario, porque se trabaja sólo con ganado, sin parcelas, en grandes extensiones de terreno que van variando para no producir la desertificación por sobre pastoreo (único problema ambiental que presenta). La tecnología siempre ha sido muy rudimentaria y creada por los propios pastores, se realizaba a pie. Hoy los pocos casos de trashumancia que quedan utilizan GPS, telefonía móvil, ferrocarriles, camiones…ect
A lo largo de la Historia, los pastores trabajaban con el ganado para consumo propio, dado que el valor mayor añadido se obtenía de la venta de la lana. Este comercio daría origen en la Edad Media en España al Honrado Concejo de la Mesta, creado por el rey Alfonso X, el Sabio, en 1273. Era una organización ganadera que trataba de organizar los rebaños trashumantes. No desaparecería esta organización hasta el siglo XIX (1836), debido a la caída de la lana. Hoy esa actividad de comercio ha pasado a sustituirse por la de carne.
Con anterioridad los ganaderos ser reunían en asambleas o concejos llamados “mestas” en diversas localidades dos o tres veces al año con el fin de tratar de los negocios concernientes a sus ganados o gobierno económico. Incluso para resolver desavenencias con los propietarios de las fincas por las que pasaba el ganado.

La Mesta es considera como una de las agrupaciones corporativas o gremio, más importantes de Europa de la Edad Media y el primer gremio ganadero, aunque existieron corporaciones locales de ganaderos anteriores en Aragón.
En la Edad Media, la Península Ibérica está dividida en reinos cristianos y musulmanes separados por una franja de territorio que podía llegar a tener hasta 100 km de anchura, casi despoblados, pues era tierra de nadie sometida a continuas incursiones bélicas de los dos bandos. En estas tierras no valía la pena labrar, porque las campañas bélicas se organizaban durante el buen tiempo de modo lo más probable es que acabaran dadas al fuego o al saqueo.
Estos territorios lo aprovechaban los pastores, cuyo ganado podía moverse de un lugar a otro, practicando la trashumancia, de modo que lo recorrían durante el otoño y el invierno y, en la temporada de campañas, se refugiaban en las montañas del norte, más húmedas y que conservaban sus pastos durante el tiempo cálido, consiguiendo formar una ganadería muy importante. La base principal era la oveja de raza merina, cuya lana era apreciada en toda Europa, así como la oveja de raza churra, para carne. La lana tenía como mercados importantes Medina del Campo y Burgos. Conforme avanza la Reconquista, estas tierras se van repoblando y labrando, mientras se establece otra franja de tierra de nadie más hacia el sur.
El pastoreo es un medio de vida complementario de la actividad agraria. El pastor era un asalariado de las familias agriculturas, y por tanto considerado por los campesinos como de clase inferior. Eso sí el campesino o los nobles eran los dueños de las ovejas. Por eso hay ya un antagonismo envidioso en la medida que el pastor mantenía a su familia, y el agricultor necesitaba la colaboración de su familia en las faenas del campo.
Por medio de “La Mesta” se perseguía la regulación, ordenación y protección de los caminos, formas de vida y privilegios, además de quedar definidas las cañadas reales. Una cañada debía tener una anchura de 90 varas castellanas y su recorrido era largo 500km, discurrían en dirección Norte-Sur. Con la protección real, quedaba prohibido el recorte y realizaban comúnmente los propietarios de fincas colindantes por medio de mojones. Las principales cañadas reales de España son

Cañada real Galiana o riojana; Cañada real Zamorana; Cañada real Vazana o de la Plata; Cañada real Leonesa Occidental; Cañada real Leonesa Oriental; Cañada real Segoviana; Cañada real de Valencia; Cañada real Coquense; Cañada real soriana Occidental y Cañada real soriana Oriental.































Actualmente si bien en el medio rural, la mayoría de las cañadas aún conserva su trazado original, en ningún caso queda ya vestigio de su anchura decretada en 1273. Muchas de estas vías atravesaban o pasaban cerca de poblaciones pequeños, que al crecer urbanizan encima de los mismo, sin respetar su trazado.

En España, la red de cañadas reales tiene una longitud de 125.000km de largo y ocupan 425.000 Hectáreas.

Estas vías pecuarias llevan consigo diversos elementos adicionales que completan y asisten a la red de caminos ganaderos como son:
Descansaderos: ensanchamiento de la vía pecuaria en donde los rebaños podían descansar o pasar la noche.
Abrevaderos: podían ser pozos con pilones o bien se hacían coincidir con el paso de arroyos, ríos o lagunas.
Majadas: lugares donde el rebaño pasa la noche.
Mojones o hitos: señalización del itinerario de las vías.
Puertas reales: lugares donde cobraban los impuestos de la corona.
Contadores: pasas estrechas en los que poder contar fácilmente las cabezas de ganado.
Puentes


Chozos: viviendas de los pastores trashumantes durante su estancia en los “extremos”


Casas de esquileo, ermitas mesteñas, sociedades ganaderas, ventas de trashumancia, lavaderos de lana….























Casas solariegas: los nobles dueños de los rebaños acaban avecindándose en los pueblos para así adquirir mayores derechos, debido al favorecimiento de las ganaderías que pertenecían al Concejo de la Mesta. En los pueblos construyen grandes casas como por ejemplo en la zona de Tierra de Campos, en la Sierra de Cameros, Valle de la Alcudia, …ect.





Unido a la trashumancia surgen tradiciones y costumbres, muchas de ellas son actividades artísticas que los pastores llevaban a cabo en los ratos de ocio aprovechando los materiales que la naturaleza y su propia labor les proporcionan. Ejemplos son:

El arte pastoril posee rasgos arcaicos, empíricos y naturistas, producido de manera autodidacta trasmitido por sus antepasados. Estos trabajos eran de cuero o madera, realizados a navaja y con decoración muy variada, se inspiraban en la naturaleza, la tradición y en la bibliografía. Eran utensilios de cocina como cucharas, tenedores, navajas, morteros, fiambreras que realizaban con corcho, queseras… También usan como material el asta y hueso para realizar colodras, cuernas, lianas, cajas de rape, vasos …. Tanto la piel como la lana del ganado servían para elaborar las ropas con las que se protegían de la intemperie, mantas de comares o zamorana, y con el pelo obtenido de la esquila de la caballería preparaban cuerdas de gran resistencia.


Destacable es la artesanía de instrumentos musicales, hoy desaparecida. Lo más característico es el rabel y la zambomba. Asimismo vaciando el contenido leñoso de las cañas o cortezas de nogal fabricaban pitos, así como panderetas de piel de cabra. Aplicaban a los animales enfermos o accidentales remedios tradicionales para curarlos, los cuales trasmitían oralmente. Mediante productos como la miel, manzanilla o manteca, otras plantas como el romero o cardo empleados para emplastes, cocciones e infusiones. Incluso utilizaban métodos más rudimentarios como la “piedra de rayo”, hecha de sílex y supersticiosos, para protegerse o bajar inflamaciones.

Rabel

Su atuendo típico del pastor constaba de "zamarra de piel de oveja", que se metía por la cabeza y se ataba a los lados con correas; los "zajones, zagones o zahones2 especie de pantalones de piel que llegaban a las rodillas, luego otra pieza que cubría el resto de la pierna, y que caía abierta en abanico sobre los zancos para que no se metiese el agua de la lluvia por los ojales; esta pieza se llama “leguis o polainas”; se abrocha a un lado de la pierna con multitud de hebillas. El calzado está formado por los zancos, que son zapatos con el piso muy grueso de madera, y hechos de cuero, claveteados; se atan con correas hechas casi siempre por el pastor de las pieles de los perros. Una amplia capa parda con esclavina y capucha, muy pesada. Al lado izquierdo en bandolera, la mochila o zurrón, colgada de una ancha tira de cuero.


Parte de su alimentación desatacaban la carne de los propios animales enfermos o accidentales y el pan de vísperas que era para cocinar Migas y Sopas de ajo, los embutidos de las matanzas, el queso y la leche por supuesto era lo más habitual en la dieta de los pastores.

Costumbres típicas eran en las "festividades de Navidad" realizar las llamadas “pastoradas” en la que estos hombres eran los protagonistas, sobre todo en la zona de León y Tierra de campos. Las pastoradas eran autos de fe y se llamaban así porque se representaban por los pastores, en ellas se ofrecía al Niño una cordera mientras se cantaban villancicos. La patrona de los pastores es la Virgen Blanca, ese día era de fiesta entre los ellos, se iba a misa grande, se daba refresco en la casa de los dueños y luego se sorteaba una cordera entre los asistentes. Otra fiesta de pastores era el día de San Miguel en la que se ajustaban los salarios entre el mayoral y los dueños para todo el resto del año.

En las haciendas grandes había varios pastores trabajando y se dividían en diferentes categorías como son:
Mayoral: encargado de vigilar los rebaños, de la quesería, del ordeño, de observar el estado del ganado, de la cocina, dar los salarios, hablar con el dueño…ect
Ayudador: se encargaba del atajo o rebaño principal, realizaba el almuerzo, cuidaba los perros y enseñaba a los zagales.
Zagal mayor: podía a ver más de uno, se encargaban del vacío( ovejas viejas o que no estaban preñadas), relevar los rodeos, es decir, cuando estaban en los pueblos tenía que vigilar el ganado que se quedaba a las afueras…
Chulo: eran chavales de 10 o 12 años que se quedaban en las majadas cuidando el rezajo(ovejas que estaban peor) y limpiaban los abriscos y majadas.

Otra tradición es las “cabañuelas”, consiste en predecir el tiempo por la observación de la naturaleza, estas gentes estaban siempre al aire libre.



La vida y el trabajo de estos hombres, es de enorme sacrificio, penas y alegrías como otros oficios. El pastor esta los 365 días en su majada con el rebaño.
“…la ganadería se afirma como una de las fuentes de riqueza de las formaciones sociales que pueblan el planeta, y en particular las tierras que asoman a las orillas del Mediterráneo…” (Pedro García Martín, “Por los caminos de la trashumancia”pág.11) Pero la búsqueda de una productividad mayor en detrimento de la calidad provoca el abandono de prácticas tradicionales. Esta tendencia que ocurre tras el desarrollo económico de los países, lo que provoca el abandono rural. Si le añadimos el bajo prestigio social de la profesión ganadera, el resultado es un éxodo de los jóvenes del campo y un envejecimiento en la profesión. Lo grave de ese envejecimiento es que la trashumancia, en sí el pastoreo, es el gran componente de aprendizaje oral de padres a hijos, que una vez perdida es irrecuperable.

Todo esto pertenece al pasado, en los años 60, que fue cuando comenzó el éxodo a la ciudad, se daba esta figura del pastor asalariado, pero en la actualidad el campo ha cambiado de modo de vida, el pastor es propietario del ganado y no existe diferencia social con el agricultor. (Lison Tolosana C. “Invitación a la antropología cultural de España” 1977, La Coruña).

Con la caída de la actividad ganadera, han descendido el número de cabezas y la trashumancia, ha desaparecido, salvo algunos casos concretos. Hoy han surgido varías reivindicaciones para su protección y conservación, sobre todo en lo referente a las cañadas reales y vías pecuarias, como por ejemplo en la provincia de Palencia. Desde el 2007, están incluidas en la lista indicativa de la Unesco, es decir, la etapa preliminar para formar parte del Patrimonio de la Humanidad. En legislación tenemos el artículo 3.1.d de la Ley 3/1995 sobre la actuación de las Comunidades Autónomas se encuentran uno de los fines marcados por dicha ley: “Asegurar la adecuada conservación de las vías pecuarías, así como de otros elementos ambientales o culturales valiosos, directamente vinculados a ellas, mediante la adopción de las medidas de protección y restauraciones necesarias”. No siempre no se respeta el ámbito legal, muchas veces al urbanizar las vías pecuarias traen como consecuencia el aumento de incendios intencionados, contaminación del subsuelo y perdida de patrimonio público que pasa de forma ilegal a unos pocas personas (por ejemplo la cañada de Pruna en Andalucía, cañada de Illescas en Castilla La Mancha, cañada real de Segovia a su paso por Cuéllar…).

A lo largo de los años además de cierta protección legal, se ha llevado a cabo con el ámbito académico (Universidades) una labor de revalorización de este patrimonio por medio de Seminarios, Conferencias y Exposiciones, como ejemplo la Exposición itinerante llamada “Por los caminos de la trashumancia” coordinada por Pedro García Martín para la Junta de Castilla y León en 1994. Aún más, recientemente en Soria y Teruel se han creado sendos museos dedicados a la trashumancia.

En definitiva, el amplio campo que conlleva el pastoreo en España, sobre todo Cañadas Reales y La Mesta, fueron determinantes en la vida cotidiana de nuestros antepasados, con otras concepciones distintas del tiempo y el espacio, que hoy han desaparecido, aunque podemos contar con arquetipos que han pasado de padres a hijos conservándose en las casas. Toda esa riqueza de patrimonio es salvable en su conjunto, de manera que no olvidemos, como es mi caso, nuestras raíces.



Referencias Bibliografícas:
García Martín, Pedro (coord.): “Cañadas, cordeles y veredas” Ed. Junta de Castilla y León, 1992.
García Martín, Pedro (coord.):“Por los caminos de la trashumancia” Ed. Junta de Castilla y León, 1994.
Caro Baroja, Julio: “Los pueblos de España” Ed. Istmo, 1986.
Caro Baroja, Julio: “Formas de cultura y vida tradicional de los pastores y vaqueros en la región de Cantabria” Universidad de Cantabria. Servicio de Publicaciones, 1987.
Vicente Cliés, Luís: “Sobre la cultura pastoril” Ed. Sorzano, 1991.
Cabo Alonso, Angél: “La Ganadería española” Ed. CSIC, Madrid, 1991.
Alonso Ponga, José Luís: “Algunos aspectos de la cultura pastoril en la Tierra llana leonesa” Revista de folcklore Joaquín Díaz, 1981.




6 comentarios:

  1. Me parece una genial idea y tiene muy buena pinta, gracias te seguiré seguro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por leer, espero seguir con el mismo nivel

      Eliminar
  2. He llegado a éste blog por casualidad y me ha encantado. Muy bien expuesto, muy bien documentado y con sus referencias (como debe ser). Si su autora sigue por esta línea auguro que será pronto uno de los blogs referencia

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que compartas tu pasión con nosotros,no había mejor manera de empezar.
    Enhorabuena, sigue así.

    ResponderEliminar